Blogia
El Cafelito

Ella podría...

Ella podría estar ahora mismo paseando por una calle, con el sol ilúminándole su pelo color caoba, podría estar llevando un carrito, con un niño pequeño dentro que gira la cabeza para sonreirle a su abuela. Agarrados del carrito, podrían ir sus otros tres nietos. Ella les compra piruletas en el quiosco de la esquina y le dice al mediano que no discuta con su hermano pequeño.
Ella podría estar riendo junto a ellos y junto a su hija mayor, que va más para atrás agarrada de su marido, mirando ensimismada a una abuela enamorada de sus nietos.

Ella también podría estar en un sofá, ya de madrugada, esperando a que sus dos hijas pequeñas, ya adolescentes, lleguen de una noche sin fin. Ella podría estar pensando en lo que les diría cuando las viera aparecer...

Ella también podría estar en un supermercado, con su mejor amiga, riéndose de lo lleno que llevaban el carrito. Ella también podría estar con esta misma amiga, paseando por el paseo marítimo, tomándose el cafelito que tanto adoraba. Riéndose las dos de las historias de sus murciélagos nocturnos.

Hoy ella podría estar aconsejándole a su hija pequeña sobre lo que tiene que hacer, ella podría estar abrazándole fuerte, aunque ella no era muy de besos y abrazos, prefería darlos con la mirada y con su risa.

Ella podría estar también sentada en un bonito restaurante, sentada mirando enamorada a su pocho, después de más de cuarenta años de matrimonio...soñando aún con esa juventud que compartieron...

Ella podría estar también junto a sus cuñadas, a las que siempre amó como hermanas. Pero seguramente, ella estaría otra vez jugando con sus nietos, adorándolos cada vez que le dijeran abuela. Dándoles los besos y abrazos que ellos le pidieran, porque ya se sabe, los nietos son los nietos...

Ella también podría estar en su peluquería de siempre, riéndose con us amigas y coqueteando con su pelo recién peinado, moviéndoselo suavemente con su mano, con la cabeza echada ligeramente para atrás...con ese gesto tan suyo, mirando por encima de sus gafas de filo rojo...

Ella también podría estar metiendo alguna comida en el horno, quizás lo preferido por sus hijos, sus macarrones con tomate y bechamel...

Ella podría estar viendo y haciendo tantas cosas...
Pero alguien quiso que se fuera. Y aunque no podemos verla en todos esos momentos, sí podemos sentirla.

Te adoro, ya lo sabes.

besitos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

sarita -

gorda!!!!!!!!!
la vida es muy egoista xk tu madre era tan buena k dios la keria junto a ella y se la llevo antes de la cuenta.
aunk te falte en muchos momentos tu la tienes sp presente en cada momento y sabes lo k te diria y eso es lo bonito.
no la tienes a ella xo tienes a muchisimas personas k te kieren muchisimo y yo la primera
te quiero caniche mia

amy -

chikita,me ha gustado mucho,ya sabes q me gusta todo lo q escribes,q lo leo desde hace muuuuuchos años.t mando un besote.ya se q no t escribo mucho,xo mas vale tarde q nunca.BESITOS xa todas,os hecho mucho de menos.

gloria -

q bonito hermana!vamos parece q acabo de estar viendo a mami,weno...nosé q poner xq no toy inspirá. a ver si algún dia escribo yo tb algo.

Carlos -

Uf... Madre mía Rut... me has puesto un dolor de corazón que no te imaginas... es muy, muy bonito.

Pero bueno, no quiero decirte estas palabras... que no quiero que nadie se ponga triste.

Sigue escribiendo cosas tan bonitas a la gente que quieres;

Un abrazo, Carlos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres